Archivo de la etiqueta: comida arabe

Desierto del Wadi Rum en Jordania

Luna de Miel en Jordania (parte I)

Cualquier lugar es bueno para empezar. ¿Y que más simbólico que el comienzo de un compromiso mutuo entre dos personas que una boda? Y luego de un casamiento, ¡bienvenida la luna de miel! Aquí propondremos el desierto del Wadi Rum en Jordania para planificarla.

Como nos gusta documentarnos e ir por partes, veamos todo lo que ofrece el desierto del Wadi Rum:

‘Inmenso, resonante y divino” –estas son las palabras que T.E. Lawrence usó para describir el Wadi Rum.

¿Qué promete el Wadi Rum a los viajeros en pareja u otros viajeros que busquen la belleza pura de la Naturaleza? (link en inglés, pero de buena calidad)

Los campamentos del desierto, se esparcen en el desierto en las zonas próximas al Centro del visitante (lugar por donde se accede actual y oficialmente al Wadi Rum y que es diferente a Hostal o Resthouse (teléfono) que está en el poblado del Wadi Rum). Los propios campamentos ofrecen actividades que van desde la vivencia con los beduinos locales que gestionan todos los servicios turísticos en el Wadi Rum, cabalgatas a camellos o caballos, tours por el desierto de 2, 4 horas o jordana completa en 4×4, quads u otras actividades más exclusivas como es el ascenso en globos aerostáticos, cabalgatas por varios días, descenso por las dunas – windsand -, etc.

Los campamentos son gestionados por Beduinos – habitantes milenarios del desierto – y ofician de alojamientos (no hay hoteles pero un campamento puede asemejarse a la categoría 2*). Cuentan con tiendas dobles o cuádruples privadas (también hay alguno con haimas comunes), duchas y servicios comunes y a distancia media del campamento – 70 m aprox -; con una o dos haimas grandes que es el lugar común para las comidas y reuniones de los viajeros que están alojados (los campamentos tienen una capacidad aproximada de 30 a 100 personas según el campamento), también con una zona abierta con un fuego central donde se ameniza la noche con música y bailes.

 

Wadi Rum, Jordania. Jeeps beduinos

Se puede dormir dentro de las tiendas; fuera junto al fuego; o más allá abiertamente entre las dunas. No pondrán inconvenientes alguno, aunque – generalmente – no proveen de tiendas privadas para tal fin. Pero con seguridad los que lleven sacos de dormir adecuados y una dosis de aventura, podrán dormir directamente bajo el manto de estrellas, a distancia vista del campamento.

Las tiendas en el campamento están provistas de camas individuales tipo camastros, sabanas (limpias en la mayoría de los casos), mantas (no vienen embaladas o sea son de algunos usos previos), almohadas y comida árabe tradicional.

El agua puede ser comprada allí (embotellada con cargo extra) o de las fuentes originales del desierto, sin problema de contaminación y apta para el consumo. En este caso sirven jarras de agua con las comidas.

Pero sobre todo ofrecen la inmensidad del desierto para dar paseos sobre al roja arena en la naturaleza más viva. Es muy romántico, personal, hipnótico.

Dos momentos cobran especial trascendencia para quienes lo visitan: el amanecer – que ocurre a las 6,37 horas (aprox.) en pleno invierno (Enero) y a las 5,41 horas en verano (Julio). Aconsejamos que lo contemples desde una de las numerosas elevaciones, dunas altas o montañas de rocas – y el atardecer que acontece a las 16,54 en invierno (enero) y a las 19,43 horas en julio. Y da paso a una de las noches más increíbles que se pueda imaginar bajo un manto grueso de estrellas con la Vía Láctea ofreciendo su majestuosidad. Para horarios y temperaturas en otras fechas consulta gratis y con tablas muy simples aquí.

Amanecer en el Desierto del Wadi Rum, Jordania

Recomendamos que cuando visitéis Wadi Rum, no olvidéis llevar algo de abrigo, ya que las temperaturas pasan de 32°C por el día, hasta los 4°C por la noche. La tabla que aparece más abajo contempla las temperaturas medias estacionales:

Enero (invierno): Mín.: 4ºC / Max: 15º CAbril (primavera) : Mín.: 12ºC / Max: 25º CJulio       (verano) : Mín.: 19ºC / Max: 36º COctubre (otoño): Mín.: 13ºC / Max: 29º C

Te adjuntamos los 8 campamentos que a la fecha están listados y reconocidos oficialmente por Turismo de Jordania. Existen otros tantos que no están adheridos a este organismo público, llegando a contarse unos 25 en el área (área protegida o no).

 Verás que algunos no tienen webs – o no las pudimos encontrar por más búsqueda exhaustiva que hicimos -, y pueden ser contactados por faxes el método más recomendado y que mayor fiabilidad da de respuesta -, teléfono o directamente desde el centro del visitante en el Wadi Rum (los teléfonos y fax encontrarás en el link de Turismo de Jordania). 

  1. Bayt Ali Tourist Camp (también puedes encontrarlo como Beit Ali Camp). Regenteado por una pareja beduina-inglesa.
  2. Captain Desert Camp. Bien equipado. Especializado en grupos e incentivos. Entre los campamentos es el que recibe mayor puntuación del público.
  3. Jabal Rum (también puedes encontrarlo como Jebel Rum camp o Jabal Rum Camp-Site Al Nakeel Al Siyahi). Regenteado por dos beduinos.
  4. Milky Way Camp (también puedes encontrarlo como Teva Milky Way)
  5. Al-Remal Al-Wardeah Tourist Camp (no tiene web disponible, pero podéis contactar vía teléfono o fax)
  6. Hillawi Camp (no tiene web disponible, pero podéis contacta via teléfono o fax)
  7. Zawaydeh Camp (también puedes encontrarlo como Al Zawaideh Camp Site. No tiene web disponible, pero podéis probar con este email: zawaideh_camp(arroba)yahoo.com o por fax).
  8. Wadey AlQmar Castel Toresm Camp (no tiene web disponible, pero podéis contacta via teléfono o fax). 

Otros no incluidos como miembros de Turismo de Jordania en forma oficial, pero útiles para el viajero:  

  1. 7 Pillars Camp 
  2.  Wadi Rum Desert
  3. Bedouin roads
  4. Wadi Rum Sunset Camp
  5. Abu Aissaran Cave
  6. Bedouin Cave Camp
  7. Sunset Camp
  8. Wadi Al Qamar Al Siyahi
  9. The Beduin Meditation Camp
  10. Ammarin Beduin Camp – básico pero original, instalado en Petra Chica en Beida.                                                                            

Con seguridad hay varios campamentos más en el amplio y hermoso Wadi Rum y sus alrededores. Pero he aquí un buen número de contactos para entreteneros seleccionando actividades, investigando que se puede hacer, planificando vuestro viaje romántico o aventurero, escribiendo y enviar faxes.

Nosotros os lo ponemos fácil: trabajamos sobre lo seguro, aquellos que os brindarán la posibilidad de deleitaros con el Desierto del Wadi Rum, su atardecer, su cielo estrellado, su amanecer romántico y místico; todo con la comodidad de ser bien atendidos.

 Un buen truco es indagar en los blogs de viajeros para conocer un poco más de cada uno y saber muy bien que se quiere recibir, para salir reconfortado de esta experiencia.

¡Suerte y esperamos fotos!

La comida Jordana y el té de menta

Las especias en la comida árabe… No problem

Sur de Jordania. Tradición del Té

La utilización de las especias en la comida árabe desde la antigüedad, es bien conocida. Pero una gran pregunta que nos hacemos casi todos al planificar una visita a países de Oriente Medio es si la comida tendrá mucho picante y – sobretodo – si nuestro cuerpo podrá resistirse a la tentación entre el placer y la curiosidad y la tolerancia alimenticia. Te lo explicamos simple (pero histórico…)

Los Grandes Profetas utilizan metáforas en sus parábolas respecto a algunas de las más valiosas especias – granos de mostaza, de anís, de sésamo o sal – para dimensionar el valor, el tamaño o  la cuantía de las cosas y de sus enseñanzas (por ejemplo la fe, la caridad, la humildad, el amor a Dios, etc.).

Jesús dijo a sus apóstoles “Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes” (Mateo 17, 20).

Reunión de hospitalidad en torno al té en Jordania.

También en cuanto a la utilización de las especias por los pueblos árabes, ya en la Edad Media  y haciendo gala de ser un pueblo mediterráneo y emplazado en medio de las rutas de las especias (el Mar Rojo era trascendental en la ruta de las especies), el pueblo árabe destaca y ha destacado por el uso y conocimiento de las especias.

Toda la rica cultura que atesoraron en la Edad Media especialmente respecto a la utilización de las especias con usos medicinales, encontraba también un espejo en la gastronomía. Los guisos árabes a base de pimienta, galanga, nuez moscada o clavo se arraigaron en los pueblos de Oriente Medio. Pero  también se extendieron a la península Ibérica durante los 700 años de la vigencia del Al-Ándalus. De ahí es fácil imaginar como la utilización de las especias en la gastronomía trascendió el Atlántico y entró también a ser parte de las culturas americanas.

En la Edad Media y a raíz de las Cruzadas, se volvió a producir un fluido contacto de los pueblos árabes con la cristiandad (el primer gran contacto comercial floreció en épocas fenicias y continuó en épocas romanas), y gracias al auge comercial experimentado durante en esta época entre oriente y occidente, las especias volvieron a estar en los mercados europeos con accesibilidad para el común de la población (antes su precio era inaccesible), sobre todo entre los siglos XII y XIX, en los que fue muy común el uso en casi todas las cocinas medievales. Durante esa época, cobró especial importancia el uso de salazones para la conserva de los alimentos, pero también era habitual el uso de pimienta, el jengibre o el azafrán para aportar nuevas sensaciones sápidas. De hecho, las primeras salsas de las que se tiene constancia surgen en la época medieval, como el caso de la carmelina, hecha de pimienta, canela, clavo, y macis básicamente.

Pero es de destacar la memoria de los pueblos del norte de la península Ibérica – los antiguos reinos cristianos (que actualmente podríamos ubicarnos geográficamente en el Principado de Asturias, Cantabria, Las Castillas, Galicia aproximadamente) – que no se condimentaba la comida en demasía o lo hacían con hierbas locales, y para quienes hacer las comidas muy especiadas era considerado “uso de moros” (las cocinas de reinos conquistados con posterioridad, al sur del Tajo, sí mantuvieron el uso).

Así es que las culturas ibéricas y latinoamericanas del sur, tenemos “preocupación de viajero” de encontrarnos con una comida bastante “picante o muy sazonada”. Los árabes – especialmente en Jordania –  lo saben y han optado por facilitar la añadidura de las especias picantes al margen de la elaboración de la cocina principal, para que el visitante vaya adicionando poco a poco la cantidad que considere agradable.

Así pues, enviamos un mensaje de tranquilidad a los viajeros, habiendo probado la comida en la mayoría de los países de Oriente Medio. Podemos confirmar que las especias no serán un problema ni os dejarán un mal sabor del viaje… Si alguien de vosotros, tiene una anécdota, nos gustaría conocerla. ¡Gracias!