Archivo de la etiqueta: Comida

El Té es una tradición entre los pueblos árabes.

Gastronomía Jordana

Té de menta, tradición también en Jordania

Conocer con qué tipo de gastronomía nos encontraremos a la hora de viajar a Oriente Medio, facilitará nuestra mejor inmersión cultural y personal entre los pueblos árabes, que hacen gala de su hospitalidad y cordialidad, especialmente a través de las comidas que con tanto esmero se sirven en un sinfín de entradas variadas de platos surtidos y alegres a la vista que – aunque pareciera que es la comida principal – no es más que la antesala al festín mayor.

La cocina tradicional jordana es similar a la de los países de su entorno, como Siria o Líbano. Sin embargo, en cada uno de los países la comida se prepara de una forma diferente, lo que les otorga un toque especial.

Hay que tener en cuenta las limitaciones religiosas como la prohibición al alcohol y a la carne de cerdo.

El plato nacional jordano es el mansaf, pero también el musakhan  o el maglouba. Por supuesto en Jordania se encuentran platos tradicionales de la zona, como el kebab, el shawarma, el faelafel o el hummus. En Aqaba hay una gran variedad de platos de pescado.

La gastronomía jordana combina legumbres, verdura y frutas además dela carne. Dentrode las limitaciones comunes del Islam, la cocina de Jordania usa una amplia variedad de productos. Comer bien es una parte importante de la cultura jordana; tras la comida, se impone una sobremesa con dulces postres y zumos de frutas.

La bebida típica es el arak, un licor aromático de anís. Jordania produce, además, vino, cerveza y bebidas refrescantes.

La mayoría de los hoteles cuenta con menús que combinan la cocina árabe con la occidental.

El té se sirve con menta y el café se aromatiza con cardamomo, que – aunque oriundo de la India y países más septentrionales – se introdujo fuertemente en las culturas árabes a través de la ruta de la especias y al que se le brindan propiedades afrodisíacas.

Comida Tradicional

El alimento y el comer bien representan  parte importante de  la tradición jordana y su  cultura. Servir ciertos platos en ciertas ocasiones sociales es parte de tradiciones heredadas en Jordania. Recomendamos no privarse de probar algunos de los platos jordanos más famosos. Hay muchos restaurantes de categoría que ofrecen una selección amplia de comida árabe y jordana auténtica a precios muy razonables.

Los platos tradicionales son:

Mansaf (plato nacional de Jordania): Un cordero guisado entero, con salsa cocida de yogur servida en una cama de arroz.

Muskan: Pollo con cebollas, aceite de oliva, semillas de pino y  especias, horneado en pan árabe.

Maglouba: Un guisado de carne o de pescado  acompañado de arroz.

Sish Kabab: Trozos de cordero, pollo adobado y  empanadas de carne picada, cocidos al carbón de leña con cebollas y tomates.

Por supuesto, no falta el famoso Zahtar (pasteles de Falafel, junto con los acompañamientos de Hummus (Puré de garbanzos) y de Ful (habas secas de Fava en aceite o Manakeesh del mundo del tomillo), para disfrutar de un buen desayuno árabe.

Mercado de Especias en Amman

Las especias son ingrediente importantes en cualquier plato jordano, se puede encontrar tiendas especiales que venden todas las variedades de especias árabes famosas en Amman, especialmente en el mercado (Souk) en la parte baja de la capital en donde se pueden hacer compras en algunas de las tiendas más viejas de la ciudad.

En cuanto a bebidas locales, las bebidas sin alcohol son esenciales en una comida jordana:

: Una de las bebidas calientes tradicionales muy populares en Jordania, hervidas  y servidas con las hierbas, especialmente Nana (menta o yerba buena), servido principalmente con el desayuno y después de comidas.

Café Árabe: Es parte de las costumbres hospitalarias del beduino con sus visitantes, el café árabe se calienta generalmente con Hal (cardamomo), y se sirve en tazas de café árabes minúsculas

Café con leche: servido generalmente después de las comidas pesadas, elaborado con agua anaranjada de flor e incluso con el inconfundible sabor del cardamomo.

Con la globalización, la gastronomía también trascendió fronteras.

Nos gustaría mucho conocer tu experiencia más recordada con la comida árabe ya sea en tu ciudad, en otra de occidente o en alguna ciudad árabe que hayas visitado. ¡Gracias!

La comida Jordana y el té de menta

Las especias en la comida árabe… No problem

Sur de Jordania. Tradición del Té

La utilización de las especias en la comida árabe desde la antigüedad, es bien conocida. Pero una gran pregunta que nos hacemos casi todos al planificar una visita a países de Oriente Medio es si la comida tendrá mucho picante y – sobretodo – si nuestro cuerpo podrá resistirse a la tentación entre el placer y la curiosidad y la tolerancia alimenticia. Te lo explicamos simple (pero histórico…)

Los Grandes Profetas utilizan metáforas en sus parábolas respecto a algunas de las más valiosas especias – granos de mostaza, de anís, de sésamo o sal – para dimensionar el valor, el tamaño o  la cuantía de las cosas y de sus enseñanzas (por ejemplo la fe, la caridad, la humildad, el amor a Dios, etc.).

Jesús dijo a sus apóstoles “Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes” (Mateo 17, 20).

Reunión de hospitalidad en torno al té en Jordania.

También en cuanto a la utilización de las especias por los pueblos árabes, ya en la Edad Media  y haciendo gala de ser un pueblo mediterráneo y emplazado en medio de las rutas de las especias (el Mar Rojo era trascendental en la ruta de las especies), el pueblo árabe destaca y ha destacado por el uso y conocimiento de las especias.

Toda la rica cultura que atesoraron en la Edad Media especialmente respecto a la utilización de las especias con usos medicinales, encontraba también un espejo en la gastronomía. Los guisos árabes a base de pimienta, galanga, nuez moscada o clavo se arraigaron en los pueblos de Oriente Medio. Pero  también se extendieron a la península Ibérica durante los 700 años de la vigencia del Al-Ándalus. De ahí es fácil imaginar como la utilización de las especias en la gastronomía trascendió el Atlántico y entró también a ser parte de las culturas americanas.

En la Edad Media y a raíz de las Cruzadas, se volvió a producir un fluido contacto de los pueblos árabes con la cristiandad (el primer gran contacto comercial floreció en épocas fenicias y continuó en épocas romanas), y gracias al auge comercial experimentado durante en esta época entre oriente y occidente, las especias volvieron a estar en los mercados europeos con accesibilidad para el común de la población (antes su precio era inaccesible), sobre todo entre los siglos XII y XIX, en los que fue muy común el uso en casi todas las cocinas medievales. Durante esa época, cobró especial importancia el uso de salazones para la conserva de los alimentos, pero también era habitual el uso de pimienta, el jengibre o el azafrán para aportar nuevas sensaciones sápidas. De hecho, las primeras salsas de las que se tiene constancia surgen en la época medieval, como el caso de la carmelina, hecha de pimienta, canela, clavo, y macis básicamente.

Pero es de destacar la memoria de los pueblos del norte de la península Ibérica – los antiguos reinos cristianos (que actualmente podríamos ubicarnos geográficamente en el Principado de Asturias, Cantabria, Las Castillas, Galicia aproximadamente) – que no se condimentaba la comida en demasía o lo hacían con hierbas locales, y para quienes hacer las comidas muy especiadas era considerado “uso de moros” (las cocinas de reinos conquistados con posterioridad, al sur del Tajo, sí mantuvieron el uso).

Así es que las culturas ibéricas y latinoamericanas del sur, tenemos “preocupación de viajero” de encontrarnos con una comida bastante “picante o muy sazonada”. Los árabes – especialmente en Jordania –  lo saben y han optado por facilitar la añadidura de las especias picantes al margen de la elaboración de la cocina principal, para que el visitante vaya adicionando poco a poco la cantidad que considere agradable.

Así pues, enviamos un mensaje de tranquilidad a los viajeros, habiendo probado la comida en la mayoría de los países de Oriente Medio. Podemos confirmar que las especias no serán un problema ni os dejarán un mal sabor del viaje… Si alguien de vosotros, tiene una anécdota, nos gustaría conocerla. ¡Gracias!